lunes, 30 de septiembre de 2013

Una Mujer como Tú…

Posted by Harold D' B.B. On 2:17:00 p. m.

Todas las mujeres somos diferentes, somos de diferentes colores y formas… pero todas somos muy especiales.

Las MUJERES somos seres con gran alma y corazón, luchadoras y trabajadoras; no bajamos los brazos a la primera piedra que nos tiren, al contrario, enfrentamos la adversidad con nuestra mejor arma: nuestra fuerza interior, nuestra DIGNIDAD de ser MUJER.

Muchas veces nos hunden en el dolor pero somos buenas nadadoras, nos golpean pero hemos aprendido a defendernos.

Luchamos por nuestro género, somos inteligentes, leemos, abrimos todos los sentidos para saber, aprender y no cometer errores del pasado. Ya nadie nos cuenta cuentos de princesas y príncipes, hoy sabemos que la vida no es así.

La vida de la mujer es dura, enfrentamos grandes obstáculos para alcanzar nuestros sueños. Paso a paso superamos los miedos, luchamos por aquello en lo que creemos y jamás permitimos que alguien nos diga que algo no es para nosotras por ser “cosa de hombres”. Las mujeres podemos sorprender al mundo entero mostrando nuestra capacidad de caer y volver a levantarnos con más fuerzas que antes. Nada nos queda grande, que todo lo podemos hacer y lograr.

Nunca te enfrentes con una mujer si no estás seguro de ser superior a ella, no sea que esa MUJER te sorprenda, pues dentro de ella hay tantas cosas buenas que ni ellas mismas son capaces de dimensionar lo que valen.

Una mujer es la que hace que todos los semáforos de la vida se pongan en rojo, ante ella debes mostrar respeto, amor y confianza, porque esa mujer es madre, hija o nieta... ella es la que le dará al mundo hijos nobles para crear un nuevo mundo, uno mucho mejor para los años venideros.

Las mujeres hacemos la diferencia en este mundo.

Una mujer es y será siempre defensora de sus hijos y cuidará de su hogar y su esposo.
Las mujeres sólo queremos una vida amorosa y tranquila…
¿eso es mucho pedir?

Si eres un buen hombre, junto a una gran mujer llegarás a ser un hombre de éxito, un verdadero hombre... pues ella te hará crecer.

Las mujeres no queremos modelos, queremos tener un hombre que sólo nos ame, que tome nuestras manos y nos abrace cuando nuestro mundo se cae. Poca cosa pedimos para lo mucho que damos.

Una mujer es la más bella de las flores de tu jardín,es aroma que se impregna en tus sentidos, es la mejor y perfecta creación del universo, tienen una mente rápida y la inteligencia que le acompaña está demostrado hoy en día que ya ocupan lugares importantes en el mundo entero.

Las mujeres ya no somos las muñecas que decían los hombres que sólo sabían enamorase de la primera que se les cruzara. NO, eso ya es pasado. Hoy las mujeres se fijan muy bien en el que desean que sea su compañero.

No es fácil conseguir una gran mujer, ya no es cosa de llevar flores o chocolates, las mujeres queremos hechos ante el compromiso, no palabras. De eso ya estamos cansadas, queremos realidades y no utopías.

¡Qué orgullo es ser una mujer y bien plantada ante la vida!

Hemos aprendido a hacernos respetar, así como también respetarnos a nosotras mismas. Nos liberamos de ese estigma en el que decían que éramos tontas y sumisas. Eso no, JAMÁS, desde hace mucho tiempo sabemos lo que valemos.

Por ello exigimos lo mismo:
UN GRAN HOMBRE; de lo contrario, quédate en la fila a ver si nos fijamos en alguien que no se lo merece.

Hombres, no tengan miedo, pues lo único que deseamos de ustedes es que sean sinceros y verdaderos; no queremos mentiras, no queremos hombres por un día, queremos un hombre para toda la vida.

Si crees que puedes con una mujer que piensa así, adelante, que nosotras sabremos reconocer quien nos ama de verdad y quien sólo nos utiliza…

Cuida a la mujer que tienes hoy, porqué mañana será tu mejor bastón.

UN HOMBRE... SÓLO ESO, UN HOMBRE.

Posted by Harold D' B.B. On 2:03:00 p. m.

“Un hombre”
Que no tema a la ternura, que se atreva a ser débil cuando necesite detenerse, o recobrar fuerzas para la lucha diaria, que no piense que al amarse lo derroto o que al amarlo se aniquila.

“Un hombre”
Que me proteja de los demás y de mí misma, que conociendo mis errores, los acepte y me ayude a corregirlos.

“Un hombre”
Que quiera y sepa reconocer mis valores espirituales y sobre ellos pueda construir todo un mundo, que nunca me rebaje con su trato.

“Un hombre”
Que con cada amanecer me ofrezca una ilusión, que aliente nuestro amor con delicadeza para que una flor entregada con un beso tenga más valor que una joya.

LA MUJER

Posted by Harold D' B.B. On 1:54:00 p. m.

La mujer no quiere una mirada, quiere una sonrisa.
La mujer no quiere compañía, quiere presencia.
La mujer no quiere llanto, quiere lágrimas.
La mujer quiere, lo que es más sencillo otorgar.

La mujer, las mujeres... reflexión y frases.
La mujer no busca una mano, 
busca tacto.
La mujer no busca momentos, espera acontecimientos.

La mujer no busca tu risa, espera tu alegría.
La mujer ofrece, lo que siempre has podido dar.
La mujer no desea un cuerpo, desea un abrazo.
Mujer, frases y reflexiones acerca de las mujeres.
La mujer no desea halagos, desea palabras.
La mujer no desea unos labios, desea un beso.

La mujer no desea ser persona, desea ser mujer.
La mujer no espera tu tiempo, espera tiempo contigo.
La mujer no espera pasión, espera romance.
La mujer no espera sexo, espera hacer el amor.

La mujer no espera belleza,
espera la hagan sentirse bella.

¿Qué es una mujer?
La mujer es mujer, no la trates como a un hombre.
La mujer es mujer, no es física, es sentimental.
La mujer es mujer, no es cuerpo, es corazón.
La mujer no eres tú, no la trates como esperas que te traten.

Qué no es una mujer...
La mujer no es para poseer,
es para admirar.
La mujer no es para convencer, es para amar.
La mujer no es para conocer, es para entender.
La mujer no es lo que tú crees, ella es mucho más.

La mujer, frases bellas.
La mujer no es un rostro, es un todo.
La mujer no es difícil, es misteriosa.
La mujer no es tacto, es caricia.
La mujer no es la espina, es la rosa.

HACER EL BIEN SIN MIRAR A QUIÉN

Posted by Harold D' B.B. On 1:38:00 p. m.

¿Qué es esto de “hacer el bien sin mirar a quién“? 

Muy fácil, consiste en que al hacer cosas por alguien simplemente las hagamos, sin esperar agradecimientos.

No busquemos reconocimiento y agradecimiento… hagamos lo que ha de hacerse. A su tiempo Dios nos agradecerá todo aquello que hacemos.

Muchas veces la gente que está en nuestro entorno no se da cuenta de lo mucho que hacemos por estar con ellas:

Tengo una amiga que siempre está en problemas y no se da cuenta que está mal en su forma de actuar. Pese a todo, yo le sigo perdonando. Es triste, pero parece que cada vez que tiene una ocasión de dar gracias, en lugar de hacerlo, siempre sale con una nueva crítica.

Sé que duele mucho, pero en la vida hay personas así, piensan que tienen la razón en todo y no dejan margen para el error.

Si tenemos un amigo que está viviendo un mal amor, alguien que no le conviene, por todos los medios posibles tratamos de decirle que no está bien lo que hace, pero no hace caso porque no ve más allá de lo que está viviendo... pese a todo, seguimos a su lado pues sabemos que nos necesita.

Cuando somos hijos y ayudamos a nuestros padres, nunca es suficiente: puedes darlo todo pero eso no te hace mejor a sus ojos. Puede que tengas a un hermano que no hace ningún esfuerzo en atender a tus padres, y pese a ello, tus padres parecen apreciarle más que a ti que estás siempre con ellos. Y eso ocurre en todos los ámbitos, no sabemos agradecer lo que se nos da sin condiciones.

A veces tenemos amigos muy posesivos, quieren todo nuestro tiempo para sí mismos, y aunque se lo estés dando siempre te exigen más, y eso es mentalmente agotador, es muy desgastador.

Por eso siempre pienso que es bueno ayudar a las personas que nos necesitan, pero evitando abocarse a una sola, porque nos desgata mucho y nunca será suficiente, ni para los amigos, padres, hermanos…

Dios en su infinito amor nos da la capacidad de entregar mucho amor sin esperar nada de nadie, pero eso no quita que sea algo que cansa y agota. Puede que sepas lo que es vivir con alguien así, nunca podremos llenar los sacos de estas personas, siempre estarán vacías porque son sacos sin fondo.

Lo único que queda es hacer el bien sin esperar nada a cambio, porque tu premio viene del cielo.

El amor de nuestro Señor, que te bendecirá con un lindo hogar, con un buen amor, con buenos amigos… esa será la recompensa de nuestro sacrificio por tratar de satisfacer a todos lo que amamos, pero cuando ésta no está preparada es como sembrar en el desierto…

En Busca del Amor

Posted by Harold D' B.B. On 2:55:00 a. m.

Desde siempre, durante todos los tiempos, hombres y mujeres hemos necesitado del amor, esa palabra secreta y mágica que rige nuestra vida, esa necesidad imperiosa de amar y ser amados, tratamos de encontrarle sentido a todo lo que nos rodea, poniendo el amor en primera fila…

Tal parece que ante cualquier duda, inquietud o necesidad buscamos una explicación y encontramos la respuesta en el amor,El amor es irrenunciable ¿pero realmente encontramos la respuesta? ¿Sabemos realmente qué es el amor y dónde habita?

Independientemente de la clase social, nivel económico, religión, raza o edad, el ser humano no está preparado para vivir sin amor, no fuimos hechos para tolerar el vacío que podría producirnos la ausencia de amor.

Si hay algo noble a lo que el ser humano nunca podrá renunciar es al amor; la fuerza que mueve al mundo: el amor ha inspirado a poetas de todos los tiempos, se ha tratado de darle vida en las notas de incontables canciones, los filósofos lo interpretan a su manera, y hasta ha sido objeto de estudios científicos.

Cuando una pareja rompe su relación, suele escucharse decir “mi vida sin amor no tiene sentido”, “siento que nunca voy a encontrar el amor de nuevo”… si nos detenemos a pensar por un momento podríamos darnos cuenta de que el amor no se limita a una persona, el amor lo vemos, lo sentimos, lo tocamos, está en todas partes: En busca del amor en nuestra familia, nuestros hijos, en las personas que se nos cruzan día a día, está en ti, en mí, en una flor que adorna los campos, en la tierra que la pare con amor, en el canto de los pájaros que le cantan a la mañana, en el sol que nos anuncia que llegó un nuevo día, en el árbol nos da su sombra, en el río que serpentea alegremente y nos brinda sus aguas con amor, en el cielo que nos brinda las estrellas cada noche y se inclina reverente ante el majestuoso y profundo mar, el cual brinda el sustento al pescador que provee a sus familia con amor.

Buscamos amor porque el amor es necesario para vivir
No importa cuanto digan, cuanto escriban, cuanto investiguen, cuanto busquen, el amor está en nosotros, está en el corazón noble del ser humano. No importa cuan duro o agresivo parezca, el amor no es un privilegio para ricos o pobres, es el idioma universal, el idioma de Dios, no se tiene amor porque las cosas sean bellas, son bellas porque tienen en si mismas el amor.

Nos afanamos y enfocamos el significado del amor en una sola persona, nos olvidamos de las cosas simples que también encierran el amor puro y desinteresado, nos olvidamos del amor más sincero y sin falsedades, el que nos damos a nosotras mismas, porque si nos amamos a nosotros mismos es mucho mas fácil descubrir el amor en todo lo que vemos y sentimos.

El amor no se busca, el amor no se pide, no se pelea, el amor nos saluda cada mañana al despertar, el amor habita en ti.

¡Que nuestros hijos se sepan amados!

Posted by Harold D' B.B. On 2:43:00 a. m.

¡Amo a mis hijos!
Es imprescindible dedicar unos instantes de cada día a conectar con nuestros hijos y hacer que se sepan amados.

De las muchas cosas buenas que los padres podemos hacer por nuestros hijos, conseguir que se sientan amados es sin duda una de las que mejores frutos da.

Un niño que no tiene dudas de ser amado y valorado será un niño feliz. Un niño feliz y con buena autoestima es un niño con el que es fácil convivir. Le gustará obedecerte, reirá más, estará de mejor humor y querrá complacerte.

Muchos padres dicen: “Mi niño ya sabe que le quiero. No hace falta que se lo diga”. Pero no es suficiente pensar que ellos lo saben. ¡Cuántas personas tienen terribles heridas emocionales porque jamás han escuchado un “Te quiero” de sus padres! Las palabras tienen mucho poder, y han de ser usadas para crear personas confiadas y felices.

Es importante expresar con palabras el amor que tenemos por nuestros hijos. Si no tienes por costumbre hacerlo, piensa en esto: tú, que eres persona adulta, también necesitas escuchar que eres preciosa, que vales mucho y que hay gente que te ama. Si tú lo necesitas, ¿cuánto más una personita que se está desarrollando?

Mis hijos deben saberse amados

Hay miles de cosas que podemos hacer por nuestros hijos. Cosas buenas y de mucho provecho. Pero hay una que es la más importante por encima de todo:

CONSEGUIR QUE NUESTROS HIJOS SE SIENTAN AMADOS.

Es importante dedicar unos instantes, CADA DÍA, para insistir en nuestro amor por ellos. Para que así, el mensaje quede grabado en su corazón de manera irrevocable:

Conecta tus ojos con los de tu hijo/a. Los niños pequeños a veces se revuelven y no permiten esa pausa para conectar, y los adolescentes pueden sentir cierta vergüenza, pero insiste. Enlazad vuestros ojos, aunque sólo sea por tres segundos, y entonces…
Expresa tu amor con palabras claras, precisas y fáciles de entender para ellos:
-“Te amo”
-“Te quiero muchísimo”
-“Eres una persona muy especial”
-“¡Me haces tan feliz!”
-“Siempre te voy a querer”
-“Tenerte hace que mi mundo sea maravilloso”


Sella tus palabras con un gesto: Dale un abrazo, un beso, un achuchón… hazle reír con unas cosquillas o álzale por los aires, si todavía es pequeño.
Recuerda que esto es algo que debes hacer de forma total y completamente incondicional:

El amor no se quita. No es una recompensa y no debes retirarlo como castigo. El amor ES.

Aunque estén castigados, aunque se hayan portado mal, regálales un “te quiero”. Aunque estés triste, con cansancio o frustración, concédeles un “te amo por encima de todo”. Te sorprenderá ver cómo reaccionan.

Sembrar amor da como resultado un hermoso fruto: más amor.

No guardes nada para una ocasión especial: cada día que vives es una ocasión especial.

Posted by Harold D' B.B. On 2:39:00 a. m.

Un amigo abrió el cajón de la cómoda de su esposa y sacó un pequeño paquete envuelto en papel de seda que decía:
“Esto no es un simple paquete, es preciosa lencería”.
Tiró el papel que lo envolvía y observó la exquisita seda y el encaje. Ella lo había comprado hace 9 años en un viaje especial que realizaron juntos. Nunca llegó a usar la lencería.
Lo estaba guardando para una “ocasión especial”.

“Bueno” –pensó– “entonces, creo que esta es la ocasión”. Se acercó a la cama y colocó la prenda junto con las demás ropas que iba a llevar a la funeraria. Su esposa acababa de morir. Y volviéndose hacia mí, me dijo: “No guardes nada para una ocasión especial: cada día que vives es una ocasión especial”.
Hoy es un día especial, disfrútalo.

Y hoy en día sigo pensando en esas palabras:
han cambiado mi vida.

Ahora leo más y limpio menos.
Ahora me siento en la terraza y admiro la vista sin fijarme en las malas hierbas del jardín.
Paso más tiempo con mi familia y amigos y menos tiempo en el trabajo.
Quiero experiencias para disfrutar, no para sobrevivir.
Ya no guardo nada. Uso mis copas de cristal todos los días.
Me pongo mi abrigo nuevo para ir al supermercado, si así lo decido y me da la gana.
Ya no guardo mi mejor perfume para las fiestas especiales, lo uso cada vez que me apetece hacerlo.
Las frases “algún día…” y “uno de estos días”,
están desapareciendo de mi vocabulario.

Si vale la pena verlo,
escucharlo o hacerlo,
quiero verlo, escucharlo o hacerlo ahora.

No estoy seguro de lo que habría hecho la esposa de mi amigo si hubiera sabido que no estaría aquí para el mañana que todos tomamos tan a la ligera. Creo que hubiera llamado a sus familiares y amigos cercanos. Quien sabe, a lo mejor, hubiera llamado a algunos antiguos amigos para disculparse y hacer las paces por posibles enojos del pasado. Me gusta pensar que hubiera ido a comer comida china, su favorita.

Son esas cosas dejadas sin hacer, las que me harían enojar si supiera que mis horas están limitadas. Enojado porque dejé de ver a buenos amigos con quienes me iba a poner en contacto “algún día”… Enojado porque no escribí ciertas cartas que pensaba escribir “uno de estos días”. Enojado y triste porque no les dije a mis hermanos y a mis hijos con suficiente frecuencia, cuánto los amo.

Ahora trato de no retardar, detener o guardar nada que pudiera aportar risa y alegría a nuestras vidas.

Y cada mañana me digo a mí mismo que este día es especial, cada hora, cada minuto… es especial, único e irrepetible.

Si recibiste esto, es porque alguien te quiere y quiso compartirlo contigo. No guardes esta reflexión para el día de mañana. Ahora mismo es un buen momento para compartirlo con tus amigos y familiares. El momento es ahora, no mañana. Ahora es mejor que "uno de estos días" para compartir la alegría y motivación de disfrutar de la vida, que ese "uno de estos días" está muy lejano o puede no llegar nunca...

sábado, 28 de septiembre de 2013

LA FELICIDAD DE HOY PUEDEN SER LAS LAGRIMAS DEL MAÑANA

Posted by Harold D' B.B. On 11:59:00 p. m.


Cuando nuestros sueños se ven cumplidos y la felicidad llena nuestras vidas, es fácil dejarnos llevar por la alegría y no percatarnos de que mientras celebramos podemos estar perdiendo algo valioso:
Nunca descuidemos a nuestros amigos y familiares. Cuando estemos felices, hagámosles partícipes de nuestra alegría. Y aunque en esos momentos no les necesitemos tanto, la vida da muchas vueltas y los volveremos a necesitar. Si los cuidamos, ahí estarán para nosotras.

Cuando estamos emocionalmente alegres y nos rodea la felicidad, tenemos la tendencia de olvidar a los que han estado siempre a nuestro lado.

La felicidad nos ciega a modo que sólo vemos lo que nos provoca esa alegría, ignorando a aquellos que nos rodean. Cuando estamos felices, tontamente pensamos que no volveremos a sufrir, pues nuestro corazón está en su mejor momento.Reflexión acerca de la felicidad y la importancia de cuidar las amistades.

Pero ALTO:
Hay que recordar que la vida tiene dos caras, una de mucha felicidad y la otra de mucha soledad.
Es importante que siempre sepamos cuidar a los amigos y no olvidarlos en los momentos en los que todo nos sale bien. Nadie quiere que lleguen esos días tristes, pero llegan, son inevitables. Hay que vivir la alegría pero sin olvidarnos de los que siempre han estado a nuestro lado tanto en lo bueno como lo malo.

No permitas que cuando hay alegría en tu vida, tus seres queridos se conviertan en meros espectadores que te ven alejarte de ellos feliz por lo que estás viviendo.

Cosas a considerar cuando todo va bien:Reflexión para no olvidar a los amigos, ni tan siquiera cuando las cosas mejor nos van.

Piensa que la vida es una rueda, da muchas vuelta y tan pronto estamos arriba como lo estamos abajo. Siempre será bueno tener unos brazos fuertes que estén dispuestos a ayudarnos cuando las cosas de la vida nos van mal.
Puede que hoy la felicidad esté en tu puerta, pero no debes ignorar que la tristeza siempre está a la espera.
Es bueno cuidar de los nuestros; ni en los mejores momentos debemos alejarnos de nuestros amigos y familiares, pues seguro que los necesitaremos alguna vez.
Un buen amigo es mejor que un buen amor pues un amigo estará para ti cuando el amor se vaya de tu vida.
Nunca es malo enamorarse, al contrario. Pero recuerda que hay que aprender a amar respetando los espacios para que esa felicidad que hoy vives permanezca contigo.
Y sobretodo cuida tu corazón, no se lo des a cualquiera. Busca siempre un amor paciente y evita el amor prohibido, pues sólo te traerá lagrimas y sus alegrías duran muy poco.
Sé feliz, pero precavidamente.

No te alejes de los que te quieren.
Vive la vida de la mejor manera sin dañar a terceros.
Acaba con tus miedos y permítete amar.
La vida tiene dos caras. Hay que tenerlo claro:
La felicidad de hoy, puede ser las tristezas del mañana.


VIVE, SÉ FELIZ

Posted by Harold D' B.B. On 9:38:00 p. m.


Camina por donde nunca nadie antes haya caminado. 
Haz lo que nunca nadie antes haya hecho.
Deja tus propias huellas...
y no pises sobre las huellas de los demás,
porque así no dejarás marca.

Si caminas por donde ya hayas caminado,
encontrarás lo que ya has encontrado.
Persigue tus sueños, vive y sé feliz.
Si te atrae una luz, síguela.
Si te conduce a un pantano, ya saldrás de él…
Pero si no la sigues, te preguntarás toda la vida
si acaso era una estrella.

Cada día que vives es una ocasión especial.
La vida, por muy dura que se ponga a veces, se ve mejor desde detrás de una pequeña sonrisa. A veces no nos dan a escoger entre las lágrimas y la risa, sino sólo entre las lágrimas; ante tal elección, hay que saber decidirse por las más hermosas.

Aprovecha las oportunidades de la vida, vive y sé feliz.
Sueña lo que te atrevas a soñar.
Ve donde quieras ir. Sé lo que quieras ser. ¡Vive!
El que quiere hacer algo, encuentra el camino. El que no quiere hacer nada, encuentra una excusa. Nunca se te da un sueño sin que se te den también los medios para que lo realices.

Decide vivir y ser feliz.
La felicidad es como la mariposa…
cuanto más la persigues más te eludirá,
pero si vuelves tu atención a otras cosas vendrá
y suavemente se posará en tu hombro.

No son muertos los que descansan en una tumba fría, son muertos los que teniendo el alma muerta ¡viven todavía! Aunque no sepas la explicación, nada ocurre sin razón.

Vive y sé feliz. 

 

EL AMOR PROPIO

Posted by Harold D' B.B. On 9:09:00 p. m.


A medida que aprendí a tener amor propio,
descubrí que la angustia y el dolor emocional
sólo son señal de vivir contrariamente a mi verdad.
Hoy sé que de lo que se trata eso es de…
SER AUTÉNTICOS

A medida que aprendí a tener amor propio,
pude comprender lo ofensivo que puede ser
forzar mis deseos sobre sobre alguien,
sin importarme que no sea el momento adecuado,
ni que esté preparado para ello...
aunque yo mismo sea esa persona sobre la que me imponga.
Hoy sé que de lo que se trata eso es de…
RESPETO

A medida que aprendí a tener amor propio,
dejé de desear una vida diferente,
y me di cuenta de que todo cuanto nos rodea
es una invitación a crecer.
Hoy sé que de lo que se trata eso es de…
MADUREZ

A medida que aprendí a tener amor propio,
comprendí que siempre, sin importar la circunstancia,
estoy en el lugar y el momento correcto,
y sólo debo relajarme.
Hoy sé que de lo que se trata eso es de…
AUTOCONFIANZA

A medida que aprendí a tener amor propio,
dejé de idear proyectos demasiado ambiciosos,
y a robarme mi propio tiempo...
Hoy, a mi propia manera, y mi propio ritmo,
sólo hago aquello que me hace feliz,
aquello que amo y alegra mi ser.
Hoy sé que de lo que se trata eso es de…
SENCILLEZ

A medida que aprendí a tener amor propio,
me liberé de aquello que no me hace bien:
comidas, personas, cosas y situaciones
que me empujaban al lodo del desánimo.
Al principio a eso lo llamé egoísmo.
Hoy sé que de lo que se trata eso es de…
amor propio.

A medida que aprendí a tener amor propio,
desistí de intentar llevar siempre la razón,
y desde entonces me equivoqué mucho menos.
Hoy sé que de lo que se trata eso es de…
HUMILDAD

A medida que aprendí a tener amor propio,
pude dejar de vivir en el pasado y preocupándome por el futuro.
Ahora vivo el momento, pues es cuando las cosas acontecen.
Ahora vivo el día, un día a la vez.
Hoy sé que de lo que se trata eso es de…
PLENITUD


A medida que aprendí a tener amor propio,
me di cuenta que mi mente me perturbaba y enfermaba.
Pero a medida que fui siendo fiel a mi corazón
mi mente se convertía en un buen aliado.
Hoy sé que de lo que se trata eso es de…
sabiduría del corazón.

Reflexión sobre el amor a uno mismo.

Ya no hay necesidad de temer discutir,
ni temer diferencias con otros o nosotros mismos...
Pues hasta las estrellas chocan entre sí,
y de su colisión nuevos mundos nacen.
Hoy sé que de lo que se trata eso es de…
vida.


PERDONARNOS PARA PODER PERDONAR

Posted by Harold D' B.B. On 2:03:00 p. m.

Si tu relación de pareja está pasando por un mal momento, si las cosas están que se rompen y sientes que es tu culpa…

No te culpes, no es tu culpa. En todo caso, es de ambos, la relación es cosa de dos. No te castigues más, libérate de la carga de la culpabilidad y perdónate a ti mismo.

Sonríe, tienes una nueva oportunidad de arreglar lo que esté roto, háblalo y lucha por lo que quieres.

Toda relación pasa por malos momentos…
En demasiadas ocasiones somos duros con nosotros mismos y nos culpamos de todo lo que sale mal en nuestras relaciones.

Cuando una relación está pasando por malos momentos, nos comemos el coco pensando que “quizás, si hubiésemos hecho esto o eso otro, las cosas serían diferentes”… Nos viene a la cabeza ocasiones en las que podíamos haber actuado mejor, dicho otras cosas y reaccionado de forma diferente… es como si nos echáramos en cara no ser perfectas cuando eso es algo que nadie puede pretender serlo.

Cuando una relación de pareja pasa por dificultades, no es sólo por tu culpa, no te culpes por ello.

¡No es tu culpa!
Intentemos dejar los pensamientos negativos a un lado, tratar de ver la vida con mejores ojos, aprender a soltar la cuerda invisible que tenemos con la persona, aprender a olvidar, aprender a perdonar…

El perdón empieza por uno mismo, por perdonarnos para poder perdonar.

Cuando una relación se rompe, una oportunidad surge.
Cuando las cosas van mal siempre nos asusta la posibilidad de quedarnos otra vez solas; es normal, no tiene que ser un problema o un motivo de tristeza para ti, al contrario es una nueva experiencia, una nueva vida que debemos aprender a vivir y así se debe tomar: cerrar un ciclo para empezar por otro.

-No es por ti, es por los dos.
El hecho que la relación no funcione no es tu culpa, en todo caso es de las dos partes, pues siempre hay dos personas y cada uno tiene que hablar de sus errores. Por ello, jamás des por finalizada una relación sin antes hablar con tu pareja.

-Antes de romper… ¡habla!
Quizás de todo de lo que te culpas, no es nada más que la falta de comunicación.

Llevar bien una relación de pareja nunca es fácil, pero si tienes ganas salir adelante con tu pareja, empieza por aceptar que somos humanos, por lo tanto estamos llenos de errores y defectos, que nadie tiene la culpa de nada, que sólo hay que aparcar el orgullo, dejar salir el sentido común y hablar. No todo tiene porqué ser tan negativo.

Mira la vida con amor, con esperanza, con un corazón lleno de nuevas ilusiones, que puedes darle la vuelta a tu vida; siempre deja un espacio en ti para que entre la buena predisposición de echarle gana a la vida.

El amor y la continuidad de seguir con la misma persona que escogimos libremente es lo nos debe dar fuerzas para empezar de nuevo.

Cada día es nuevo, y llega con una nueva oportunidad.
No cierres la puerta a la felicidad, cuando hay cariño y respeto todo puede suceder.

Las relaciones rotas no son culpa de una sola persona sino de dos, no te sientas mal y líbrate de esas cadenas… y trata de retener lo que ya tienes en tu vida.


LAS TRISTEZAS DEL ADIÓS

Posted by Harold D' B.B. On 12:32:00 p. m.


Duele, pero en ocasiones no queda más remedio que decir adiós.
Unas veces nos despedimos de un amor, otras de un familiar o una amistad especial…

Decir adiós no es sencillo, y es especialmente difícil cuando la persona que se ha marchado de nuestro lado era un ser querido.

Pero debemos saber decir adiós, aceptar el final, y saber continuar pese al dolor de nuestro corazón.

Los temas de adiós y despedidas son muy difíciles tanto escribir como leer, porque un adiós significa que un vacío ha quedado en tu corazón. En nuestro paso por la vida hay muchos adioses que se dicen a personas que han pasado por nuestras vidas, amigos que se han alejado, amores que nos abandonaron o abandonamos, familiares que hemos amado con todo nuestro corazón y que la muerte se los llevó donde ya nunca mas volverán…

Por cada adiós hay un vacío, no es fácil cerrar los ojos y hacer de cuentas como que no está pasando nada en nuestras vidas, al contrario, de alguna manera son sueños que se nos han ido rompiendo.

Las tristezas del adiós
pinchan como una aguja en el corazón.
-Diferentes adioses que hemos dado en nuestra vida-
Dolió ese adiós que tuviste que decir, quedaste con el corazón destrozado, tus lágrimas se secaron dejando ojos sin vida, sin luz, pensando en el adiós…

¿Son los demás quienes se marchan, o nosotros quienes nos quedamos? ¿Cual es la medida de la distancia, con los que mueren o con los que dejan de amarnos y simplemente nos olvidan?

¿Quién se va, quien se queda?
Una buena pregunta que nos hacemos. Quizás somos nosotros las que nos vamos y los demás quienes se quedan sufriendo… (Para pensar).

El olvido también es una forma de decirnos adiós, significa que ya no estamos en la vida de quienes se alejaron de nosotras; perder así a la persona que se ama es algo fuerte, es como que caminásemos por cuartos oscuros y no encontrásemos luz que nos ayude a salir de la soledad.
Duele mucho decir adiós
cuando nos aman y amamos.
Por eso nos duele tanto esa palabra, "adiós".
-Porque parece eterno-

Pero aun sabiendo el dolor que pasas, recuerda que el tiempo lo cura todo, aunque en ocasiones el proceso parezca interminable. Llegará el día en que despertarás queriendo volver a vivir, deseando renacer de nuevo.

La persona que ama sólo se da cuenta de todo el dolor que conlleva esa pena cuando algo termina, sobre todo cuando es algo definitivo y terminante. En cada etapa de nuestra vida más de una vez debemos decir adiós a alguien que hemos amado, cuando decimos adiós rompemos con todo el pasado y volvemos a ser tan libres como podamos.

-No pienses que tu vida acaba con el adiós-
Recordemos con amor y cariño todo aquello que hemos vivido, intentemos olvidar los adioses que nos han dicho y que también hemos dado nosotras mismas. Todos los días supone un constante recomenzar en nuestra vida, nada parece eterno, nada parece para siempre.
Recuerda que sólo muere lo que no era verdadero.

Sigamos con nuestras vidas,
con cada caída nos volveremos a levantar.
La experiencia nos servirá para madurar. Es bueno guardar silencio cada día, para ver qué nos pasa y hacia donde queremos ir. Debemos aprender a cerrar capítulos para volver abrir otros nuevos, pero con más experiencias y menos fallos. Es bueno que siempre nos miremos al espejo y sepamos desear seguir con nuestra vida, progresar, madurar, luchar y disfrutar.

Recuerda que todos los seres humanos estamos hechos para vivir acompañados, y por muchos malos momentos que hayamos tenido, lo más hermoso es poder volver a empezar, y saber que entre nosotras y nuestra pareja no habrá adioses porque con seguridad habremos encontrado la persona justa para nosotras.

Recuerda que para probar la dulzura de la vida, habremos probado la amargura.
El AMOR SINCERO será lo único que te hará feliz, eso es algo que mereces, puedes lograrlo…